lunes, 3 de julio de 2017

DESTRUCCION EN MOSUL


Espero no quedar como sospechoso de simpatizante con el terrorismo islámico por lo que estoy pensando y voy a escribir. LLevó ya dos días siendo informado por todas las cadenas de televisión y radio de sistema de forma machacona y tremendista de que el DAESH ha destrozado la mezquita de Mosul arrebatando a la humanidad un patrimonio cultural irrecuperable. Durante el bombardeo de Bagdad yBasora por la coalición anglonorteamericana y respaldada por la España del lamentable Aznar y la posterior toma de las ciudades por las fuerzas del pentágono y de tony Blair, el Museo de Bagdad fue saqueado por los soldados invasores y en los días que siguieron a la caída del régimen se apoderaron de todo lo que pudieron. Luego, organizaron amplias excavaciones salvajes en los sitios arqueológicos, en especial asirios y babilonios. Además, las fuerzas estadounidenses destruyeron un gran número de monumentos omeyas y abasidas durante los combates urbanos contra la resistencia. La rapiña llegó a tal punto que la directora general de la Unesco denunció que los ataques contra las manifestaciones culturales iraquíes "estaban dirigidos a la destrucción intencionada del patrimonio cultural y a socavar las manifestaciones multiculturales de Irak y de sus minorías étnicas, que han convivido durante miles de años".Poco se habló en aquellos días y en dias posteriores de tan enorme salvajada nada comparable en magnitud con la destrucción de la mezquita de Mosul por parte ISIS.Pero ha sido siempre así. La Historia la van contando los vencedores y los medios son el vector necesario para tal fín